Las criptomonedas entran en las campañas electorales

Las criptomonedas entran en las campañas electorales. Hace unos días, publicaba el Observatorio Blockchain una información sobre las afirmaciones de Robert F. Kennedy Jr. sobre la actual política de la Casa Blanca con respecto a las criptomonedas. Afirmaciones críticas del candidato ecologista a la Casa Blanca. En ellas, sitúa a las criptomonedas, con bitcoin a la cabeza, como motor de innovación. Pero, sobre todo, pone el foco en el impuesto propuesto por Biden para imponer sobre la minería. Un impuesto claramente disuasorio, que se sitúa en el 30%. Cada ingreso de los mineros llevaría casi un tercio del mismo a las arcas estatales.

La incógnita de las criptomonedas de los partidos políticos de España

Afirmaciones que son relevantes por varias razones, más allá de que la fuente sea un miembro de las grandes familias patricias estadounidenses. En primer lugar, destaca el mismo hecho de que las criptomonedas se conviertan en uno de los campos de referencia protagonistas en debates directamente políticos. Algo que se convierte en una especie de directo indicador de la importancia de las criptomonedas en la agenda pública.

Campañas electorales criptomonedas

En segundo lugar, critican la reciente política de la actual Administración norteamericana con respecto a las criptomonedas. Una política que tiene rasgos de sobreactuación tras la explosión del caso Sam Bankman-Fried y FTX. Hay un exceso de actuaciones restrictivas, que llegan a sospechar sobre las implicaciones de los administradores de Biden en ese caso. Como una especie de saturada reacción. Hasta el punto que algunos empiezan a hablar de ahogamiento de la industria cripto y blockchain en Estados Unidos. Para otros, como parece derivarse de las palabras del propio Robert F. Kennedy Jr., obedecen al objetivo de dejar el campo despejado para el lanzamiento del proyecto FedNow. Un proyecto que tiene como fecha de lanzamiento el próximo mes de julio y que constituiría la CBDC estadounidense.

Geocriptopolítica: el gobierno del mundo a través de las criptomonedas

De hecho, Kennedy crítica el FedNow desde presupuestos que pueden considerarse del liberalismo democrático más tradicional. Subraya cómo la puesta en funcionamiento de la moneda digital centralizada pondría en peligro las libertades de los ciudadanos. No sólo porque estarían más controlados, al registrarse cada transacción que realizaran. También porque pone en manos de decisiones gubernamentales cuestiones como: límite en la cantidad de las transacciones, límite en los posibles destinos de este dinero digital o la directa congelación de activos.

El mercado y la tecnología cripto se están comiendo al Estado

Robert F. Kennedy Jr. y su activismo ecologista

En tercer lugar, Robert F. Kennedy Jr. es conocido por su activismo ecologista. Por lo tanto, su defensa de bitcoin puede sonar extraña a quienes se mantienen en el esquema criptomonedas versus medio ambiente. El político estadounidense señala que hay otras industrias con un gasto energético tan similar al de las criptomonedas y su minería, que no son tan fuertemente gravados. Es más, señala que el medio ambiente es un pretexto para suprimir cualquier cosa que moleste al poder. De hecho, se está convirtiendo en un pretexto para cualquier tipo de política. Cuando algo se quiere detener, bloquear o prohibir, se la acusa por su gasto de energía. Algo relativamente muy a mano, porque todo gasta energía.

Máxima tensión entre Estados y criptomonedas por el control y la fiscalidad

Tras la disputa política con respecto a las criptomonedas se encuentran, además de potenciales conflictos de intereses directamente materiales, disputas ideológicas importantes. Se oponen frontalmente modelos sociales y políticos. Por ello, cabría pensar que no sería raro que se colasen en las campañas electorales, según éstas se fuesen calentando. Claro está, si las campañas entrasen en cuestiones de fondo sobre modelos sociales y políticos, y no se quedasen en discusiones de patio de vecinos sobre lo que dijo éste o aquél, sobre el penúltimo “escándalo” de turno.

El caso español

Si las criptomonedas entran en la campaña política es un signo, por muy indirecto que sea, de que se habla de futuro, de innovación y, sobre todo, de política en su sentido más amplio. En el caso español, dudo mucho que veamos tal protagonismo de la política sobre las criptomonedas en la campaña electoral recién comenzada. Puede llegar a pensarse que, tratándose de elecciones autonómicas y municipales, poco se puede decir de esta política desde tales niveles de poder. Cuestión equivocada. No sólo porque estamos acostumbrados a ver cómo los políticos autonómicos y regionales opinan de política nacional. En algunos casos, hablan más de política nacional, que la que les correspondería por las competencias del nivel de la administración pública al que pretenden acceder. Pero, sobre todo, porque pueden tener un papel importante en las políticas de innovación y en la generación de procesos participativos, especialmente a partir de blockchain. Ahí está el ejemplo de grandes ciudades globales que han desarrollado sus propias políticas al respecto.

Partidos políticos de España se comprometen a impulsar blockchain con pacto de Estado

Si el nulo protagonismo de las criptomonedas en las convocatorias autonómicas, regionales y municipales es comprensible, no lo sería tanto cuando se trate de convocatorias nacionales. Pues bien, permítanme que dude mucho de que tal protagonismo tenga lugar en las próximas elecciones de final de año.

Libertad y prosperidad

Se hablará de ayudas a las distintas categorías sociales, con la intención de no dejar ningún colectivo fuera. Se entonará el canto de la vulnerabilidad. Cuanto más se canta, más vulnerables hay. Pero se aparcarán los asuntos que tienen que ver con las libertades y la generación de prosperidad. A lo mejor, sólo son temores infundados. En todo caso, la presencia o ausencia de las criptomonedas en las agendas electorales es todo un indicador de la profundidad de los debates.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram Twitter

Javier Callejo

Por Javier Callejo

Catedrático de Sociología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Licenciaturas en Periodismo y Derecho

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad