personalidad virtual blockchain

Crear una economía y un mercado con los datos de la personalidad virtual de los usuarios es factible en la blockchain de Polkadot. Desde el invento del microchip, que marcó el inicio de lo que hoy conocemos como la era tecnológica moderna, la tecnología se ha usado para resolver problemas de interés para la humanidad. Sin embargo, durante los últimos diez años, los esfuerzos se han enfocado en resolver aspectos relacionados con las finanzas.

Más de la mitad de la población mundial no puede disfrutar de acceso a servicios bancarios, como créditos, impidiendo que las personas afectadas prosperen de la manera en que lo hacen el resto de personas Afortunadamente, cada día surgen nuevas empresas con soluciones basadas en nuevas tecnologías que ayudan a poner fin a estas desigualdades. Otra de las cuestiones derivadas del uso de la tecnología y que ésta aún no ha podido resolver es la administración de nuestra Personalidad Virtual

Personalidad Virtual e Internet

La Personalidad Virtual está vinculada al nacimiento de internet y tiene que ver con la información de las personas que circulan por la red. De este asunto, aún sin resolver, se viene hablando desde hace años en los medios de comunicación.

El gran parecido entre Bancor, la moneda global de Keynes, y las stablecoins

Sobre la personalidad virtual del usuario de internet, Susana Navas Navarro, de la Universidad Autónoma de Barcelona, indica que la huella personal que dejamos en la red permite crear perfiles de los usuarios de internet. Dichos perfiles, indica Navas, son creados mediante algoritmos, por terceros, a partir de la información recabada, tras las consultas que los usuarios realizan a sitios web.

La personalidad virtual es un Derecho Humano, aún no reconocido. Todos los seres humanos con acceso a internet debemos comportarnos como si fuésemos dos personas en una. A los afortunados de vivir en el mundo libre se nos enseña que debemos hacer valer nuestros derechos en el mundo físico. Como el derecho a expresarnos, a tener un documento de identificación, una educación básica gratuita o un sistema de salud y seguridad social que nos ayude en caso de necesitarlo. Pero nadie nos enseña a identificar, entender y hacer valer nuestros derechos en el mundo virtual. Algo totalmente contradictorio, considerando que nuestras interacciones con el espacio virtual son mayores cada día.

Nuestros datos no nos pertenecen

Desde que empezamos a navegar por el móvil, estamos expuestos a situaciones poco favorables. Nuestra identidad virtual no nos pertenece. Pese a tener perfiles en la gran mayoría de redes sociales y plataformas electrónicas, no somos dueños de ellos. Los administradores y propietarios de dichas redes pueden cancelar y cerrar nuestras cuentas en cualquier momento. Unas acciones que perjudican seriamente a todas las personas que sustentan su modelo de negocio en dichas plataformas.

Chainlink y Etherisc llevan las DeFi a Kenia con seguros agrícolas en blockchain

Además, nuestros datos están a disposición de un gran numero de personas y entidades, que pueden usarlos para generar ingresos. Por supuesto, sin compartir con nosotros, que somos los generadores de valor, parte de las ganancias. Nuestra libertad de expresión también puede ser censurada por las plataformas digitales, si entienden que nuestros mensajes no se adecuan al pensamiento o interés de administradores y propietarios. Una cuestión de vital importancia en los procesos electorales o en la toma de decisiones de los gobiernos.

Economía de la atención

Nuestra atención es explotada y subastada al mejor postor constantemente. Como refleja el documental de Netflix: “El dilema social”, cada segundo de nuestra atención en el mundo virtual es subastado por las plataformas digitales en las que participamos. Así, solo los anunciantes que paguen el precio más alto podrán mostrarnos sus productos. Cada segundo que pasamos exponiendo nuestra Personalidad Virtual en las redes sociales, somos explotados por terceros y sin ejercer ningún tipo de control sobre nuestros derechos.

Por ello, la propuesta de nuestro proyecto Virtual Personality está encaminada a resolver este problema universal que nos afecta a todos. Sin importar país de residencia, afiliaciones políticas o cualquier otro aspecto  personal.

Jordi Baylina: “El valor de DeFi llegará cuando de servicio a la economía productiva

Virtual Personality busca promover el derecho fundamental de todos los individuos a tener Personalidad Virtual, con el fin de tomar el control de nuestra identidad virtual. Pero el proyecto va más allá. De nada sirve tener un derecho fundamental reconocido si no ejecutamos de manera paralela una serie de acciones destinadas a materializar los beneficios de dichos derechos.

Reserva Global en Polkadot

De ahí surge el concepto “La Reserva Global”. Un concepto que desarrollaremos en la blockchain Polkadot. Donde desplegaremos una red virtual para que los usuarios puedan monetizar su atención. Todo ello, gracias a una red descentralizada, donde la identidad virtual nos pertenecerá a cada uno de nosotros. Donde ejerceremos el control de nuestro contenido, sin temor a ser censurados por ningún organismo u administrador central. Y donde recibiremos una porción de los beneficios económicos en función del valor aportado al efecto red.

Banco de China lanza bono de 3.000 millones en Ethereum para inversores

Entre otras cuestiones, Virtual Personality facilitará que los usuarios reciban la stablecoin Global por poner a disposición de la red su atención virtual. Con los globlas se podrán adquirir los bienes y servicios ofertados  por miembros de la red. Y, a su vez, que los usuarios puedan disfrutar de beneficios ofrecidos por otras plataformas, gracias a su poder de interconectividad. Además, los mensajes de los usuarios de la red podrán  circular sin que puedan ser censurados por intermediarios.

Tokens políticos

Sin embargo, todos estos beneficios solo podrán consolidarse a largo plazo si la Personalidad Virtual es tratada como un Derecho Fundamental. Para ello, el equipo del proyecto mantiene reuniones con partidos políticos de diferentes países. Así como con diputados, senadores, gobernantes, jueces y académicos.

ESADE debate el impacto de blockchain en industrias culturales y creativas

Así, del reconocimiento de la Personalidad Virtual como Derecho Fundamental y de la interacción con diversos actores del mundo político surge un caso de uso de algo más grande. Se trata de Politech, una tecnología al servicio de la política, que funciona con tokens que hemos denominado políticos. Entre todos, con dichos tokens, construiremos un nuevo mercado y un nuevo modelo de negocio basado en blockchain.

También puedes seguirnos en nuestros canales de Telegram y Twitter 

Foto de Geralt, en Pixabay

*Carlos Gómez es español y australiano. Abogado de profesión y CEO del Proyecto Virtual Personality

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • bitcoinBitcoin (BTC) $ 17,192.34
  • ethereumEthereum (ETH) $ 519.77
  • rippleXRP (XRP) $ 0.571853
  • tetherTether (USDT) $ 1.00
  • bitcoin-cashBitcoin Cash (BCH) $ 271.59
  • chainlinkChainlink (LINK) $ 12.64
  • stellarStellar (XLM) $ 0.217506
  • litecoinLitecoin (LTC) $ 70.22
  • cardanoCardano (ADA) $ 0.145063
  • binancecoinBinance Coin (BNB) $ 28.51
  • eosEOS (EOS) $ 2.92
  • moneroMonero (XMR) $ 118.10
  • tezosTezos (XTZ) $ 2.29
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola    Ver
Privacidad
Optimized with PageSpeed Ninja