Vanguard y la negativa de operar con los ETFs de Bitcoin

Por qué rechaza Vanguard operar con los ETFs de bitcoin

Vanguard, una de las empresas líderes en gestión de activos en el mundo, no permite a sus usuarios e inversores participar  en la compraventa de los ETF al contado de bitcoin recientemente aprobados por la SEC. Su decisión ha generado diversas reacciones en la comunidad financiera, planteando interrogantes sobre las razones que han llevado a Vanguard a tomar esta decisión y su impacto sobre los servicios financieros que ofrece.

La SEC aprobó hoy los ETF de bitcoin al contado tras 10 años de espera

La compañía, además de no participar del frenesí de los ETFs de bitcoin al contado, ha retirado se su catálogo de productos los  futuros de bitcoin. Un portavoz de Vanguard justificó la decisión diciendo que la estrategia de la compañía está basada en la oferta de productos y servicios coherentes con su compromiso de atender las necesidades de los inversores a largo plazo. La filosofía de inversión a largo plazo de Vanguard está más alineada con los inversionistas de valores tradicionales que con los entusiastas de las criptomonedas. Hay que resaltar que la postura de Vanguard es coherente con la identidad de su marca, enraizada en los principios de inversión de su difunto fundador Jack Bogle, defensor de una inversión simple y de bajo coste, frente a la especulación.

Vanguard ETF bitcoin

¿Por qué es importante el ETF al contado de Bitcoin para la industria cripto?

La negativa de Vanguard a participar en la compraventa de ETF de bitcoin al contado ha generado consecuencias inmediatas. En primer lugar, algunos usuarios de la plataforma expresaron su descontento a través de las redes sociales, señalando que las nuevas ofertas de ETFs de bitcoin no estaban disponibles en la plataforma. Una reacción que muestra que el perfil de los inversores de Vanguard ha evolucionado.

Además, la retirada de los productos de futuros de bitcoin de la oferta de la compañía puede haber desilusionado a los inversores que ya estaban participando en ese mercado a través de la plataforma de la empresa. Esta medida ha provocado un debate en torno a si Vanguard está perdiendo la oportunidad de atender las necesidades cambiantes de sus clientes. Especialmente, en un momento en el que otras empresas financieras importantes, como BlackRock, Invesco o Fidelity, participan en el mercado de los ETFs de bitcoin.

Evolución de las preferencias de inversión

Por otro lado, la decisión plantea interrogantes sobre el impacto futuro que la medida puede tener en la empresa. La creciente popularidad de bitcoin y su integración en los mercados financieros convencionales sugiere que la exclusión de estos activos podría afectar a la posición competitiva de la compañía en el largo plazo. Uno de los impactos inmediatos podría ser el retiro de usuarios de su plataforma. Aquellos inversores que estén particularmente interesados en acceder a productos relacionados con bitcoin podrían optar por trasladar sus inversiones a plataformas que ofrezcan una gama más amplia de opciones, incluidos los ETFs de Bitcoin. Este éxodo de usuarios podría provocar una pérdida de ingresos y golpear la reputación de la marca.

Otro punto a destacar en la posición de rechazo de Vanguard es si la empresa está pasando por alto la evolución en las preferencias de inversión de una nueva generación de inversores. A medida que las criptomonedas ganan terreno como una clase de activos legítima, la negativa de Vanguard a involucrarse en este espacio podría alienar a los inversores más jóvenes que buscan exposición a estas nuevas oportunidades de inversión.

Una postura coherente con sus principios

La decisión de Vanguard de no participar en el mercado de bitcoin podría afectar a su competitividad en relación con otras empresas financieras. Mientras que compañías como BlackRock, Invesco y Fidelity han lanzado sus propios ETFs de bitcoin, Vanguard se arriesga a quedar rezagado en términos de diversificación de oferta. Una situación que podría dar lugar a la pérdida de cuota de mercado a favor de competidores que sí estén dispuestos a satisfacer la creciente demanda de productos relacionados con bitcoin.

Esto se vuelve especialmente cierto a medida que situaciones como los Tax Bills, que le ha valido a Vanguard una demanda judicial. O el caso de las malas decisiones de apoyo a acciones como Zoom, donde la compañía destacó como unos de sus principales accionistas institucionales, lo que llevo a que Zoom alcanzará los 559 $ por acción en 2020. Sin embargo, ahora esas acciones apenas sobrepasan los 70$ y las pérdidas de la inversión son importantes.

La negativa de Vanguard a permitir la compraventa de ETFs de bitcoin subrya su enfoque conservador y su compromiso con los principios de inversión a largo plazo. Sin embargo, esta postura también plantea desafíos significativos para la empresa en un entorno financiero en constante evolución.

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola   
Privacidad